Descripción

Es un monumento en forma de cruz que recuerda la cristianización de las Américas, alberga los restos del Gran Almirante Cristóbal Colón y dentro de éste existen exhibiciones de diferentes países del mundo, en sus 48 salas, así como salas para exhibiciones temporales y conferencias. Cuando el Faro está encendido proyecta una luz en forma de cruz hacia el cielo nocturno, que puede verse hasta 64 kilómetros de distancia.

La construcción del Museo Faro Colón comenzó en el 1948 culminando en 1992, a tiempo para la celebración de los 500 años del descubrimiento de América, Mide aproximadamente 800 metros de largo por 36,5 metros de alto.

 

HISTORIA

En su “Historia de Santo Domingo”, publicada en Cuba en 1852, el historiador Antonio Delmonte y Tejada lanzo la iniciativa de un faro-homenaje al Descubridor de América.

 

Transcurrieron ciento cuarenta años hasta que el proyecto se hiciera realidad.

 

En 10 de setiembre de 1877 el padre Francisco Javier Billini dirige una reparación en la Catedral Menor de Santa María y son encontrados los restos de Cristóbal Colon, Gran Almirante de la Mar Océano.

 

Diez años después, obra del francés Ernest Gisbert, se visualiza la estatua del Almirante en el parque de su nombre, frente a la catedral.

 

El 6 de diciembre de 1858 se inaugura un Mausoleo para dar abrigo final a los restos, trabajo en mármol de los escultores barceloneses Fernando Romeu y Pedro Carbonell.

 

En 1929 y 1931 se realizan en Madrid, España, y Rio de Janeiro, Brasil. Las dos etapas del concurso internacional para la selección del diseño del Faro Colón.

 

Participan 455 proyectos de 48 países con diez semifinalistas pase pasar a Rio y diez menciones honorificas. En la capital brasileña se confirma al arquitecto ingles Joseph Lea Gleave como ganador.

 

Natural de Cheshire en 1907, el profesional británico tenía a la razón 24 años. Su diseño deberá esperar sesenta y un años para convertirse en concreto, mármol y luces. Gleave morirá, en 1965, sin verlo.

 

El Monumento

El Faro a Colón se desarrolla con una exactitud, sencillez y fuerza dignas de los grandes monumentos de la época.

 

La idea es simbólica, pero no hasta el punto que el simbolismo interfiera con la simple belleza de la arquitectónica. Según el mismo Gleave, “la forma del edificio expresa la inspiración que la motivo, en arquitectura abstracta, igual que las pirámides y otros grandes monumentos a través de los siglos, este no tiene un carácter arquitectónico estilizado, sino que pertenece a todos los tiempos”.

 

Con una longitud de 239 metros orientados Este-Oeste, 60 metros en sus brazos de Norte a Sur, y una altura de 31 metros, el monumento es una enorme masa de hormigón y mármol que vista desde el aire se va convirtiendo en una gran cruz yacente, rasgo  digno del inmutable valor y de la fe del Gran Descubridor Cristóbal Colón, a quien conmemora: “Pongan cruces en todos los caminos y senderos para que Dios bendiga esta tierra que pertenece a los cristianos; el recuerdo de esto debe conservarse a través de los tiempos”.

 

El Faro a Colón ofrece un impresionante espectáculo nocturno, cuando los rayos verticales de luz emanados de las 156 luminarias colocadas a lo largo del monumento, más una luminaria giratoria reflejan la Gran Cruz en el cielo que se divisa muchos kilómetros a la redonda. En la entrada principal del monumento, los colores de las banderas de todos los países americanos simbolizan la hermandad entre naciones y la unión de las diferentes razas, culturas y credos que pueblan la Tierra.

 

 

El Mausoleo

En ocasión del Cuarto Centenario del Descubrimiento de América y a raíz del sorpresivo hallazgo, en 1877, en una cripta debajo del altar mayor de la Catedral de Santo Domingo, de una urna de plomo con la inscripción en su interior que lee: “Ilustre y Esclarecido Varón Don Cristóbal Colón”, cuyos restos se suponían en España, se dispuso la erección de un mausoleo digno de albergar las cenizas del Descubridor. En el concurso participaron trece artistas de tres países de Europa, resultado ganador el proyecto presentado por los catalanes, el escultor Pedro Carbonell y el arquitecto Fernando Romeu. El mausoleo fue levantado, en piezas separadas, en la nave central de la Catedral, frente a la puerta mayor del templo.

 

En 1990 se inició el traslado del Mausoleo, pieza por pieza, desde la Catedral hasta el Faro a Colon, donde quedo erigido para acoger para siempre las cenizas del Gran Almirante. La obra, de estilo gótico, de 9 metros de altura sobre una base rectangular de 7 por 8 metros, consiste de 280 piezas de bronce y mármol de Carrara, (llegando a pesar una de estas piezas de mármol 3,000 kilos). La acción conjunta de sus columnas, arcos y contrafuertes le dan estabilidad a la estructura. Flanqueado por cuatro leones en bronce, está presidido por la magnífica figura femenina que representa a la República Dominicana, destinada por la historia a guardar para siempre las venerables cenizas del Gran Descubridor.

 

Los museos

Aunque el Faro a Colón fue concebido por el arquitecto Gleave principalmente como un monumento funerario, por instrucciones del ex presidente Joaquín Balaguer, promotor de la construcción del monumento, el arquitecto dominicano Teófilo Carbonell adapto su interior para albergar exhibiciones de cada país de América, así como otros de Europa y de Asia. Hoy, 41 países tienen un lugar en el Faro con una exposición propia en la que muestran su identidad cultural. También tienen su espacio el Museo de la Liga Naval Dominicana, Co-donante del Monumento de los Vientos Alisios y cuya sede se encuentra en el Faro a Colon; el Museo de Rescate Arqueológico Submarino que pertenece a la Comisión del mismo nombre, que exhibe aproximadamente 2,400 piezas rescatadas de naufragios españoles, franceses y holandeses de los siglos XVII al XX, todos hallados en costas dominicanos. Están en formación el Museo de la Historia del Faro, donde se exhibirán piezas y documentos sobre el concurso, los diferentes proyectos y la construcción del monumento. Así como la Biblioteca y el Centro de Estudios Colombinos, donde se concentraran los estudios relacionados con la vida y la obra de Don Cristóbal Colon y la Historia de América. El Faro a Colón consta también de cuatro salas para exhibiciones temporales y dos salas de conferencias.

 

Las Capilla Santa María de la Rábida y las Salas de las Vírgenes, una bellísima galería de pinturas con las imágenes de las Madonas veneradas por los diferentes pueblos de América, junto con la Sala del Vaticano, que exhibe la casulla usada por Su Santidad en la Misa oficiada en el Faro, completan el impresionante tesorero que guarda el Monumento.

 

Los restos de Colón

Colón muere en Valladolid, España, el 20 de mayo de 1506 y en 1513 sus restos son trasladados a Sevilla. Cumpliendo una de las disposiciones testamentarias del descubridor, en 1544 su nuera Doña María de Toledo, trae sus restos junto con los de su esposo, Don Diego Colón, a ser depositados en la Capilla Mayor de la Catedral de Santo Domingo, cedida a la familia Colon por el Emperador Carlos I de España. En 1655 Don Francisco Pio, entonces Arzobispo de Santo Domingo, en víspera de la invasión inglesa de Venables, ordeno que borrasen todas las señales en las tumbas de los Colones. En 1775, cuando por el Tratado de Basilea España cedió a Francia la porción española de la isla, el arzobispo Fernando de Portillos y Torres y el Almirante Gabriel de Aristizabal decidieron trasladar apresuradamente a Cuba los restos de Colon, removiendo apresuradamente los que suponían pertenecían al descubridor, fueron llevados luego a España en 1898 al obtener Cuba su independencia.  En 1877, mientras se hacían reparaciones en la Catedral de Santo Domingo, se encontró una caja de plomo con el nombre del Gran Almirante, en caracteres de la época de su fallecimiento, con pruebas irrefutables de que los restos que contenía pertenecían a Don Cristóbal Colón, habiéndose llevado a Cuba los restos de otro de los Colones allí enterrados.

 

El hecho fue documentado en presencia de numerosas personalidades dominicanas y extranjeras y ha sido aceptado como autentico por la generalidad de los historiadores de todo el mundo.

 

 

MISIÓN

Investigar, exponer, conservar y difundir la memoria histórica, el mestizaje y el patrimonio cultural internacional, con fines de educación, estudio y recreo, relacionado con la llegada de Colón, el descubrimiento, colonización y evangelización de América y sus consecuencias, involucrando a Europa-Asia, África y América.

 

VISIÓN

Ser una institución al servicio de la sociedad que contribuya a la conservación, conocimiento y difusión del patrimonio histórico y cultural de la nación, mediante el uso de recursos educativos y recreativos.

Cerrado
Horario para hoy: 10:00 am - 6:00 pm
  • Lunes

    Cerrado

  • Martes

    10:00 am - 6:00 pm

  • Miércoles

    10:00 am - 6:00 pm

  • Jueves

    10:00 am - 6:00 pm

  • Viernes

    10:00 am - 6:00 pm

  • Sábado

    10:00 am - 6:00 pm

  • Domingo

    10:00 am - 6:00 pm

  • noviembre 27, 2022 10:28 pm hora local

Costo de Entrada

Adultos RD $100
Niños RD $20
Alumnos de escuelas públicas RD $10
Alumnos de colegios o universidades RD $20

Reglamento

Con el fin de proteger el patrimonio cultural que se conserva y expone en el Monumento Faro a Colón, y de crear el clima necesario para disfrutar de la visita, No está permitido en el Museo:

 

  • Tocar los objetos, obras, y piezas expuestos. Se exceptúan las exposiciones interactivas.

 

  • Visitar con vestimenta inadecuadas (obscenas).

 

  • Porta armas de fuego, armas blancas. Esta medida incluye a policías y militares que no estén en servicio.

 

  • Correr por los pasillos y salas del Museo.

 

  • Introducir bolsos, mochilas, paquetes o bultos mayores de 40 x 40 cm, paraguas, señalizadores u objetos pulsantes.

 

  • Entrar con aparatos musicales o radios, con o sin audífonos.

 

  • Hacer fotografías con flash o trípode. Hacer filmaciones. Reproducir, distribuir o vender sin el permiso del mismo.

 

  • Entrar con equipos profesionales sin autorización.

 

  • Comer, beber o fumar en las salas.

 

  • Entrar con animales.

 

  • No está permitido la entrada a personas cuyos modales o conductas causen molestias al público o riesgos para las colecciones.

 

  • Causar ruidos que impidan la contemplación y disfrute de las colecciones a los visitantes.

 

  • La entrada a personas en estado de embriaguez, enajenación mental o bajo efecto de estupefacientes.

 

  • La comercialización de productos o mercancías de cualquier naturaleza dentro de los museos o en su perímetro inmediato.

RECOMENDACIONES

  • Se recomienda mantener una distancia prudencial con las obras, piezas o maquetas, para evitar posibles accidentes.

 

  • Se ruega mantener un tono de voz bajo para no molestar a los demás visitantes.

 

  • Si va acompañado de niños, no descuide su comportamiento. En el caso de tratarse de niños pequeños, se recomienda llevarlos de la mano.

 

  • Se recomienda de ir acompañado de un guía.

Catálogo de Servicios

  • Visitas guiadas: El museo ofrece un servicio gratuito de guías para turistas y grupos nacionales y extranjeros en diferentes idiomas.

 

  • Exposiciones permanentes: el museo dispone ante el visitante una completa exposición permanente de más de 40 exhibiciones de diferentes países de América, Europa y Asia. En estas exposiciones pueden apreciar piezas, obras de artes, maquetas, y un sin número de colecciones y objetos antiguos originales del siglo XVII y siglo XVIII. Lo más importante que pueden ver el Mausoleo o Tumba donde se encuentran los restos del gran Almirante Don Cristóbal Colón.

 

  • Servicios de Pasantías para Bachillerato. Se le permite hacer la Labor Social (60horas).

Redes Sociales
Fuente Bibliográfica

• Libro: “La Señal de la Luz”.
Editora Taller, Santo Domingo. D.N. 1992.
Publicación del grupo Selman

• Libro: Guía de Arquitectura, Santo Domingo
Emilio José Brea García, 1996

Contacto

mood_bad
  • Aún no hay comentarios.
  • chat
    Agregar una reseña
    keyboard_arrow_up